sábado, 2 de noviembre de 2013

PINTURA MURAL AZTECA (CIENCIA O ARTE)

HOLA AMIGOS DE NÁHUATL AUDIOVISUAL, ESTA ENTRADA ESTA DEDICADA AL AMIGO Y PROFESOR DE HISTORIA DEL ARTE EN CUBA ROSEL NÁPOLES, ANTES QUE NADA QUISIERA ACLARARTE ROSEL, QUE EL CONCEPTO ARTÍSTICO DE PINTURA MURAL PARA EXPRESAR ARTE, O PARA LA EXALTACIÓN EGOCÉNTRICA DEL ARTISTA O PARA HACER CARRERA EN EL ARTE, NO EXISTIÓ ENTRE EL PUEBLO AZTECA, NI PUEBLOS DEL ANÁHUAC ANTERIORES, TODOS LAS REPRESENTACIONES EN PAREDES PIEDRA O PIEL DE VENADO, CARECEN DE AUTOR POR QUE EL USO DE LA INFORMACIÓN O BIEN ERAN FECHAMIENTOS CÓSMICOS, O MENSAJES HACERCA DE COMO INTERPRETAR IDEAS FILOSÓFICAS MUY COMPLEJAS,  O SIMPLE LENGUAJE;SIEMPRE HEMOS ACLARADO FUERA DEL ÁMBITO RELIGIOSO QUE LO QUE VEMOS REPRESENTADO EN CÓDICES (AMOXTLEME)  O BIEN EN LA TEOCALLIS (PIRÁMIDES) SON UNA FORMA DE ESCRITURA, QUE EXPLICA EN SU MAYORIA CONSEPTOS ABSTRACTOS HACERCA DE COMO SE ENTENDIAN PROCESOS FISICOS, COMO LA LLUVIA, LOS RAYOS DEL SOL, EL CULTIVO DEL MAGUEY ETC.  ERAN EN REALIDAD FORMAS DE EXPLICAR AL MUNDO, Y LOS TIEMPOS BIOLÓGICOS EN QUE OCURRÍAN, CUANDO SEMBRAR, CUANDO LEVANTAR COSECHAS Y CUANDO LA TIERRA DEBERÍA DESCANSAR, POR ESO LA INTIMA RELACIÓN  CON EL CALENDARIO.





 OTRO ASPECTO MUY IMPORTANTE SON LOS COLORES, QUE REPRESENTABAN EN ALGUNOS CASOS DIRECCIONES COMO EN UNA BRÚJULA, O BIEN UN MOMENTO DEL DÍA O AMBAS COSAS, POR EJEMPLO EL ROJO SIGNIFICABA RUMBO PONIENTE, PERO TAMBIÉN REPRESENTA A UNA GUACAMAYA, O BIEN EL ATARDECER  CUANDO EL SOL  SE PONE, PODÍA REPRESENTAR TRANSFORMACIÓN LO QUE NO TIENE  PIEL  O SEA MUNDO ESPIRITUAL LO QUE NO TIENE CARNE, O LA SANGRE HUMANA QUE A SU VEZ ERA OFRENDA O BIEN VITALIDAD.

PERO TAMBIÉN REPRESENTABAN EMOCIONES POR EJEMPLO AL HABLAR:


Rojo: Significa que el personaje esta enojado o que esta diciendo groserías. Es rojo como el chile que es picoso, e irritante.
Gris: El color del humo, significa que el personaje esta fumando; en estado de oración.
Sin color y con puntos: Significa la palabra confusa. Puede ponerse cuando habla un extranjero.
Azul Turqueza: Es el color del personaje que habla con claridad. Es el color de lo precioso. Por lo general lo portan los gobernantes o la nobleza.

ENTONCES LAS VARIEDADES CROMÁTICAS QUE VEMOS EN MUROS DEL TEMPLO MAYOR, O EN CÓDICES NO RESPONDEN A UNA INSPIRACIÓN ARTÍSTICA O AL PERFECCIONAMIENTO DE ALGUNA TÉCNICA CROMÁTICA, ERAN EMOCIÓN O EXPRESIÓN DE LA NATURALEZA AUNQUE SI LO PIENSAS QUE BELLO Y NO CARENTE DE ARTE PUEDE SER IMAGINAR EL ATARDECER COMO UN AVE ROJA QUE RETORNA AL LUGAR DONDE HABITAN LOS QUE NO TIENEN CARNE, O QUE LOS ÚLTIMOS RAYOS DEL SOL PAREZCAN LOS SUTILES ALETEOS DE UNA MARIPOSA, O QUE EL SOL DEL AMANECER NO SEA UNA MAGNIFICA SERPIENTE DE LUZ AMARILLA QUE DESCIENDE  Y FERTILIZA LA TIERRA.

DESDE MI PERSONAL PUNTO DE VISTA NO EXISTE EL "MURALISMO AZTECA" POR LAS RAZONES ANTES EXPRESADAS, AUNQUE NO NIEGO QUE NUESTRA HERENCIA PREHISPANICA TIENE MUCHO DE ARTE, PERO SU USO NO ERA ESTÉTICO, NI ERA UNA DENUNCIA ANTE EL SISTEMA CAPITALISTA TIPO SIQUEIROS, NI EXPRESABA MOVIMIENTOS SOCIALES O TENDENCIAS DE ALGUNA MODA, COMO EL POP ART DE WARHOL.

POR ÚLTIMO TE DEJO UNA DEFINICIÓN DE MURALISMO UN POCO MÁS ACADÉMICA, DEJANDO VER QUE LOS PUNTOS DE VISTA QUE TE EXPRESO SOY UNA OPINIÓN PERSONAL FUNDAMENTADA EN LA PRACTICA DE LA DANZA AZTECA Y EN LAS TRADICIONES ORALES DE LAS COMUNIDADES, ESPERO TE SEA ÚTIL.



El Muralismo es un movimiento artístico de carácter indigenista, que surge tras la Revolución Mexicana de 1910 de acuerdo con un programa destinado a socializar el arte, y que rechaza la pintura tradicional de caballete, así como cualquier otra obra procedente de los círculos intelectuales.
Propone la producción de obras monumentales para el pueblo en las que se retrata la realidad mexicana, las luchas sociales y otros aspectos de su historia. El muralismo mexicano fue uno de los fenómenos más decisivos de la plástica contemporánea iberoamericana y sus principales protagonistas fueron Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros. A partir de 1930 el movimiento se internacionalizó y se extendió a otros países de América.
"El agitador", Diego Rivera
El impulsor de este movimiento fue José Vasconcelos, filósofo y primer secretario de Educación Pública de México quien, tras la Revolución, pidió a un grupo de artistas jóvenes revolucionarios que plasmaran en los muros de la Escuela Nacional Preparatoria de la ciudad de México la imagen de la voluntad nacional.
Los artistas tenían total libertad para elegir los temas y mostrar un mundo nuevo sobre las ruinas, la enfermedad y la crisis política surgida tras la Revolución. Influidos por el rico pasado precolombino y colonial, los muralistas desarrollaron un arte monumental y público, de inspiración tradicional y popular, que ponía fin al academicismo reinante, exaltando su cultura y origen precortesiano.
En la práctica, el indigenismo tomó varios cauces. Por un lado está la concepción histórica de Diego Rivera: descripción minuciosa de una idílica vida cotidiana antes de la llegada de los españoles. Por otro, la de José Clemente Orozco, que integra las culturas indígenas en el contexto de una religiosidad violenta; su obra épica la realizó con suficiente ironía, amargura y agresividad como para encarnar una imagen verdadera y convincente del mundo moderno, con su despiadada lucha de clases, teniendo como tema obsesionante el del hombre explotado, engañado y envilecido por el hombre. Sólo David Alfaro Siqueiros se interesó por acercar a la pintura moderna los valores plásticos de los objetos prehispánicos.
"Maternidad", José Clemente Orozco
El muralismo se desarrolló e integró fundamentalmente en los edificios públicos y en la arquitectura virreinal. Los muralistas se convirtieron en cronistas de la historia mexicana y del sentimiento nacionalista, desde la antigüedad hasta el momento actual. La figura humana y el color se convierten en los verdaderos protagonistas de la pintura. En cuanto a la técnica, redescubrieron el empleo del fresco y de la encáustica, y utilizaron nuevos materiales y procedimientos que aseguraban larga vida a las obras realizadas en el exterior.
El introductor de nuevas técnicas y materiales fue Siqueiros, que empleó como pigmento pintura de automóviles (piroxilina) y cemento coloreado con pistola de aire; Rivera, Orozco y Juan O’Gorman emplearon también mosaicos en losas precoladas, mientras que Pablo O’Higgins utilizó losetas quemadas a temperaturas muy altas. Las investigaciones técnicas llevaron también al empleo de bastidores de acero revestidos de alambre y metal desplegado, capaces de sostener varias capas de cemento, cal y arena o polvo de mármol, de unos tres centímetros de espesor.
Desde 1922 hasta nuestros días no se han dejado de hacer murales en México, lo que prueba el éxito y la fuerza del movimiento. En la década de 1930, la internacionalización del muralismo se extendió a Argentina, Perú y Brasil, y fue adoptado incluso por Estados Unidos en algunos de sus edificios públicos.
Es propiedad: www.profesorenlinea.cl. Registro Nº 188.540








 

No hay comentarios:

Publicar un comentario