viernes, 5 de octubre de 2018

ALFONSO CASO ANDRADE

Fuente: CDI Mx Publicado el 1 feb. 2017; recuperado por náhuatl audiovisual el 5 de octubre de 2018.

UNO DE LOS 7 SABIOS MEXICANOS QUE RE-VALORA  A LOS PUEBLOS ORIGINARIOS Y REESTRUCTURA EL PENSAMIENTO PREHISPÁNICO EN LA BÚSQUEDA DE UN VALOR CULTURAL SUSTENTADO EN LA CIENCIA, LAS TRADICIONES ORALES Y LA DOCUMENTACIÓN DE LOS CÓDICES, Y SOBRA DECIRLO PERO NECESARIO MENCIONAR SU ORGULLO Y AMOR A SU SANGRE INDÍGENA. 

 Abogado, arqueólogo y antropólogo.

Para nuestros pueblos de América la antropología no es algo puramente teórico ni de una aplicación inmediata; es una disciplina que esta encajada en nuestro corazón y en nuestra vida”

 “El amor traba la interminable cadena cósmica que no logra vencer la muerte”



Uno de los pilares indiscutibles de la llamada época dorada de la arqueología mexicana fue el doctor Antonio Caso y Andrade, ilustre arqueólogo cuya sabiduría, dedicación y ética  en el desempeño de sus investigaciones. Entre sus grandes descubrimientos sobresalen la ciudad prehispánica de Monte Albán, con su magnífica Tumba 7, y varios sitios en la Mixteca, como Yucuita, Yucuñidahui y Monte Negro, en Tilantongo. Producto de esos descubrimientos fue una gran cantidad de libros, artículos, reportes, conferencias y literatura popular, que aún son necesarios para el estudio de las culturas mesoamericanas, sobre todo de la zapoteca, la mixteca y la mexica.
 
El doctor Caso es considerado el representante de una corriente de pensamiento llamada escuela mexicana de arqueología, que significa el conocimiento de las altas culturas mesoamericanas a través del estudio sistemático de sus diferentes manifestaciones culturales, como son la arqueología, la lingüística, la etnografía, la historia y el estudio de las poblaciones, todas integradas para entender la profundidad de las raíces culturales. Esta escuela creyó en el valor de la reconstrucción de la arquitectura monumental de aquellas culturas, con el objetivo de conocer a profundidad y hacer evidente la historia de nuestros antepasados, especialmente ante los ojos de los jóvenes modernos. Para ello se basó en estudios serios de diferentes expresiones, como la arquitectura de templos, palacios y tumbas, la cerámica, los restos humanos, los libros sagrados, los mapas, los objetos de piedra y otros materiales, a los que Caso llegó a interpretar después de muchos años de estudio.
 
La arqueología de México le debe mucho a don Alfonso Caso, ya que, como el gran visionario que fue, fundó las instituciones que aseguraban la continuidad de los estudios arqueológicos, como la Escuela Nacional de Antropología.
 
Fundó el Instituto Nacional de Antropología de Historia y el Museo Nacional de Antropología, sus estudios hicieron valorar a las culturas indígenas actuales, fundo de igual forma el Instituto Nacional Indigenista, organismo que dirigía hasta antes de morir.

martes, 2 de octubre de 2018

INIC MATLACTLI MEZTLI



Del 18 de octubre al 6 de noviembre

Teotleco manifiesta "La llegada de los principios generadores de la naturaleza". En esta veintena nuestra Madre Tierra comienza su largo descanso luego de todo un ciclo de actividad agrícola. Llega la energía del cosmos a Coatlicue quien la acumula en reposo para que al principio del florecimiento tenga la fuerza fecundante y vitalizadora. los árboles se llenan de Pachtontli que es el heno que cuelga de ellos. Los jóvenes tocan instrumentos y realizan danzas disfrazados de murciélagos y aves nocturnas con plumas pegadas al cuerpo.




martes, 25 de septiembre de 2018

TIEMPO REAL Y EL TIEMPO IMAGINARIO

Fuentes:E— Publicaciones, 21 de septiembre 2018;Carlos Carrillo, recuperado por Angelica H. para náhual audiovisual.; Quore; El tiempo no existe. Nunca lo ha hecho y nunca lo hará; 20 jun. 2016;recuperado el 25 de septiembre 2018 por náhuatl audiovisual.

 
       DATOS INTERESANTES QUE VALE LA PENA COMENTAR, ACEPTAR EL HECHO DE QUE EL TIEMPO ES UNA LINEA RECTA NOS PROPORCIONA UN ESPACIO LÓGICO Y CONFORTABLE DE ACEPTAR, ¿PERO EXISTIRÁ OTRA POSIBLE MEDICIÓN DEL MISMO?. LAS CULTURAS MESOAMERICANAS (PRECOLOMBINAS) TENÍAN UNA IRRESISTIBLE NECESIDAD DE ENTENDER EL UNIVERSO, Y NO PARECE EXTRAÑO QUE LA OBSERVACIÓN DEL TIEMPO COMO UNIDAD IMAGINARIA, (HOY SABEMOS QUE PARA DAR SOLUCIONES MATEMÁTICAS A PROBLEMAS CONCRETOS, USAMOS NÚMEROS IMAGINARIOS ), ALGUNOS DIRÁN QUE SOLO ES UN TRUCO MATEMÁTICO, PERO QUIZÁS LAS IDEAS DE UN INFINITO Y LA  ETERNIDAD ESTÉN ÍNTIMAMENTE LIGADOS A COMO ABORDAMOS NUESTRA IDEA DEL TIEMPO, Y LA OBSERVACIÓN DE NUESTRA CONCIENCIA DENOMINADA TEZCATLIPOCA EN SU IDEA ÚNICA DE "VER SIN VER" (Ixquimilli 'el que tiene los ojos vendados').
 

Tiempo real y el tiempo imaginario

La forma que tenían los antiguos mexicanos de apreciar el tiempo se asemeja mucho a la hipótesis que propone Stephen Hawking acerca del tiempo real y el tiempo imaginario. 

Para ilustrar un poco la idea de que el tiempo no es un absoluto; ya esta demostrado por la física en términos científicos.


Para ellos, la dualidad está presente en todos los ámbitos de su vida, y el tiempo no es la excepción: Para ellos existe un tiempo que avanza en una sola dirección, Xiuhpohualli, asociado a un tiempo que avanza en múltiples direcciones, Tonalpohualli; y así de manera sucesiva y perenne, en dirección contraria a las manecillas del reloj, fluyen los ciclos de manera infinita. La imagen pertenece al Códice Durán.


       OTRO CONCEPTO FASCINANTE ES PENSAR AL TIEMPO COMO UNA DUALIDAD DE MOVIMIENTO CÍCLICO. LA IDEA DE QUE EL FUTURO ESTABA DETRÁS –PORQUE NO LO PODEMOS VER ES DECIR UN TEZCATLIPOCA ANTES MENCIONADO, Y EL PASADO ESTÁ DELANTE, PORQUE SE PUEDE VER.